Mostrando artículos por etiqueta: museo del calzado el borcegui

Los pies son el soporte del ser humano, nos llevan a todos lados, nos hacen bailar, reír, competir. Los vestimos de colores, texturas y alturas. Cuando no hay movilidad o no los tenemos, los añoramos. En este sentido es muy importante la labor que durante 15 años ha realizado una publicación dedicada a esta parte esencial del cuerpo. ¡Felicidades, Beautyfoot!

Retomando lo nuestro, debemos decir que cuando así lo amerita,  el Museo del Calzado recibe algunas veces donaciones del público. En esta ocasión la pintora Alberta Benavides nos entregó un bello óleo para mostrarlo en el museo. Alberta también es autora de las piezas que ilustran esta entrevista. Ella dedicó a estas páginas la obra El secreto del éxito. La artista está convencida de que todas las personas deberían desarrollar sus talentos. El éxito –afirma-, no es cuestión de suerte, sino de trabajo duro.  Esta es su historia.

 

—MC ¿Cómo se dio cuenta de su vocación y como fueron sus inicios?

—AB Siempre tuve la inquietud por el arte, sin embargo, al tener familiares muy talentosos en arquitectura y diseño, inhibí mis aspiraciones. Hace tres años tomé un diplomado de transformación personal, y una de las tareas era hacer algo que habíamos postergado en algún momento de la vida. Ahí descubrí, a través de cumplir con la tarea, el talento en la pintura.

 

La primera obra que realicé fue un retrato del ex rector de la UNAM, Dr. Octavio Rivero Serrano, de quien amablemente recibí consejos para iniciarme en la pintura al óleo. Esto ocurrió durante una visita a su estudio de pintura, y en la que me pidió realizarle un boceto.

—MC Nos gustaría saber si tiene alguna técnica favorita.

—AB He explorado la acuarela, pastel y acrílico sobre lienzo, sin embargo, estoy encantada con el óleo. Lo considero muy plástico, elegante. Me inclino más por la corriente realista e impresionista, pero al ser totalmente autodidacta, sigo explorando otras técnicas y corrientes.

 

—MC ¿Cuál considera su mejor obra y por qué?

—AB La que he realizado con mayor emotividad es una pintura de mi hija cuando ella tenía cinco años. Aún no había realizado muchas obras, y pensando que sería más fácil, la hice en un tamaño muy pequeño. No sabía que eso complicaría mucho más el proceso, pues tiene mayor grado de complejidad para plasmar los detalles.

—MC ¿Ha pintado pies? De ser así, ¿qué experiencia le ha dejado?

—AB Sí he pintado pies, específicamente la pintura expresamente realizada para donarla al Museo del Calzado. La obra se denomina Hambre de Conocimiento, y está enfocada para que quien la observe identifique que no importa la necesidad que tenga una persona (expresada en un calzado roto), si dicha persona se pone la meta de salir adelante a través del estudio.

—MC ¿Qué tan importante para un artista es enfocarse en los pies o en el calzado?

—AB Los pies dicen mucho de las personas. Desnudos o con calzado, son un aspecto muy importante para la humanidad. A través de la pintura puedes expresar situaciones, sentimientos.

— MC ¿Existe algún misticismo al realizar una obra de arte enfocada en los pies?

—AB Sí, debido a que a través de una sola imagen se debe transmitir un mensaje, por lo tanto, la magia está en transportar al espectador de dicha pintura o imagen a historias o recuerdos.

—MC ¿Cuáles son sus próximos proyectos artísticos?

—AB Estaré realizando una serie de pinturas conformadas de rostros femeninos para preparar una exposición para el siguiente año.

—MC ¿Algo que desee agregar a esta nota?

—AB Si desean conocer y dar seguimiento a mi obra puede buscarme en Instagram como @alberta_benavides o en la página web www.albertabenavidesartista.com.

 

Por: Museo del Calzado El Borceguí

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Ver Revista

 

Publicado en Blog
Miércoles, 26 Julio 2017 20:38

El Museo del Calzado

El Museo del Calzado presenta a su más reciente donadora. En esta ocasión se trata de la siempre recordada Verónica Castro.

Como homenaje a sus 50 años de carrera artística, se exhiben un par de hermosas  piezas de noche de la firma Chanel, atrevidamente decoradas con una resplandeciente piedra en el empeine. El calzado refleja su toque personal y fue utilizado por ella en programas de televisión.

Verónica Judith Sáinz Castro es el nombre completo de la actriz, conductora y cantante de quien exhibimos este calzado.  Verónica tiene un origen sencillo.

Sus virtudes artísticas se remontan a una abuela y un tío. Su abuela tuvo una compañía de espectáculos, y su tío actuó en cintas de la llamada Época de Oro del cine mexicano. Verónica nació en 1952 y es madre de dos Hijos: Cristian y Michel.

A lo largo de su trayectoria ha logrado sumar 19 telenovelas, 20 películas, 30 programas de televisión, 25 discos, 15 obras de teatro y gran cantidad de premios que otorga el mundo del espectáculo. Su belleza fue fundamental para su carrera. Gracias a ella ganó el reconocido galardón El Rostro del Heraldo.

Inició su carrera artística haciendo fotonovelas, que entonces tenían mucho éxito. Su primera aparición fué en la fotonovela Samantha. Sin embargo, Verónica estaba destinada a ser estrella de la televisión. Ella vivió la transición del blanco y negro a la televisión a color. Su primera telenovela fué Yo no creo en los hombres, en 1969. La crítica califica Los ricos también lloran como su mejor telenovela, la cual alcanzó un éxito internacional.

Verónica también ha demostrado sus habilidades como conductora y entrevistadora de televisión. Sus programas siempre fueron un éxito rotundo. Una muestra de ello fue Mala noche… ¡No!, una transmisión nocturna de gran aceptación entre la audiencia.

Como cantante es indudable el éxito que logró con el tema Macumba, del disco Simplemente todo.

Verónica nunca renunció a su educación formal. En 1979 se graduó como licenciada en Relaciones Internacionales por la UNAM. Esto demuestra su carácter y tenacidad que la llevó a la fama….

Una estrella que brilla con luz propia.

 

Por: Museo del Calzado El Borceguí

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

VER REVISTA

Publicado en Blog

El actor y comediante Sergio Corona nace en Pachuca, Hidalgo, el 7 de octubre de 1928. En el año de 1945 comenzó a estudiar ballet clásico en la academia de Bellas Artes. El gusto que tenía por  esta disciplina lo hizo abandonar sus estudios de secundaria cuando cursaba el segundo grado para  dedicarse todo el tiempo a la danza, que es  su pasión.

Esta fue una etapa difícil porque necesitaba dinero para continuar con sus estudios. Es en este momento de su vida cuando El Borceguí y Sergio Corona toman temporalmente el mismo camino.

Siendo muy joven, llegó a la zapatería El Borceguí que se encuentra en el Centro de la Ciudad, porque en aquel entonces no tenía sucursales, y aquí estuvo trabajando para poder costear sus estudios de danza. Ahora de adulto y exitoso, el actor aún recuerda esos años con cariño y nostalgia.

Sergio Corona comenzó su carrera profesional con el ballet Chapultepec, en una gira de un año por la Habana, Cuba. Al volver a México decide tomar clases de actuación para complementar el ballet.

En el año de 1969 aparece en su primera telenovela llamada Una plegaria en el camino. Su primer programa estelar fue una serie cómica de nombre Hogar, dulce hogar, en el año de 1974.

Desde aquel entonces ha representado a la comedia cómica mexicana en 19 programas y telenovelas mexicanas, y ha participado en 37 películas.

Una de sus grandes aficiones es jugar golf, por lo que exhibimos aquí un zapato muy representativo de su personalidad y usado para la práctica de este deporte.

 

VER REVISTA

Publicado en Blog
Miércoles, 29 Marzo 2017 21:36

EL BOLERO ¿ARTE U OFICIO?

EL BOLERO ¿ARTE U OFICIO?

El oficio de bolero es una actividad que está por cumplir un siglo de existencia. También conocidos como limpiabotas, hacen de su trabajo un arte, como ellos mismos lo definen. Y sí que lo es, porque dejan los zapatos nuevecitos.

Esta forma de ganarse la vida tuvo gran auge en la década de 1940.  En nuestros días está a punto de extinguirse, pues las nuevas generaciones calzan tenis.

Por otro lado, la aparición en el mercado de prácticas ceras líquidas, hizo prescindir en buena medida del bolero. Sin embargo, la ropa “de vestir” sigue requiriendo zapato de piel que necesita grasa y brillo para mantenerse elegante y en buen estado.

De los oficios, el de bolero es uno de los más tradicionales. Se puede definir como la persona que se dedica a lustrar el calzado.  Viene desde hace dos siglos y perdura hasta nuestro días. Se dice que comenzó cuando la gente migró del campo a la ciudad. Alcanzó su mayor apogeo en los años 40’s del siglo pasado, debido a que los hombres procuraban ir a trabajar o frecuentar los salones de baile con el calzado bien limpio. En aquel entonces muchas calles y avenidas no estaban pavimentadas, así  que el polvo o lodo arruinaban el calzado. El oficio ha permanecido de generación en generación.

El limpiabotas fue parte esencial de los servicios que ofrecían los grandes hoteles. Era frecuente ver elegantes butacas donde los clientes tomaban asiento para dejar que el artista dejara como espejo sus zapatos.

Los materiales para realizar la labor de bolero son simples. Básicamente se requiere jabón, grasa, crema, cepillo, brocha, un trozo de tela para pulir y una caja dónde guardar todo, misma que también sirve para que el cliente apoye su pie. Fueron los turcos los que hicieron de la caja todo un arte, como se puede ver en la imagen.

Comenzar la vida como limpiabotas y luego triunfar en la vida se ha visto como un símbolo de superación personal. Este oficio  lo ejercieron, por ejemplo,  Alejandro Toledo y Luiz Inácio Lula da Silva, expresidentes de Perú y Brasil, respectivamente.

Los boleros también han sido retratados en diferentes formas, como el clásico personaje de Walt Disney, Rico Mac Pato, quien se ganó su primera moneda trabajando como limpiabotas. En la música, Frank Sinatra, entre otros cantantes, interpreta la canción Chattanoogie shoe shine boy. En el cine, hay una película italiana de 1946 que se llama Shoeshine, y con el mismo nombre una comedia musical.

Para finalizar, un dato curioso: era una costumbre popular que a falta de materiales para lustrar calzado se recurría al método del salivazo, es decir, se escupía sobre el cepillo y con éste se frotaban  los zapatos. Grotesco, ¿no?

 

Por: Museo del Calzado El Borceguí

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fotos: Debyn Martínez / Luis A. Ramírez

 

VER REVISTA

 

Publicado en Blog

UNA MEDALLISTA OLÍMPICA EN EL MUSEO DEL CALZADO

Lupita González, como todos la conocemos, se convirtió el verano pasado en Río de Janeiro, Brasil, en la primera mexicana en ganar una medalla Olímpica en Marcha de 20 Km. Su marca fue de 1 hora, 28 minutos, 38 segundos. La Plata era para ella y todo México lo celebrábamos.

Guadalupe González Romero, de 28 años, llegó a Río como la gran favorita.  En competencias previas había conseguido el segundo lugar en el Campeonato Mundial de Marcha Atlética por equipos, y ganó el campeonato mundial de Caminata por equipos en Roma 2016.

En la misma especialidad ha obtenido medalla de Oro en los XVII Juegos Panamericanos de Toronto, Canadá, y en la XVII Copa Panamericana de marcha en Chile, en 2015.

Lupita González primeramente practicó box, disciplina por la que sufrió una lesión en la rodilla. Como terapia de rehabilitación comenzó a practicar y adentrarse  en el atletismo. La constancia no sólo la restableció, sino que la convirtió en una de las mejores atletas en su especialidad. Con trabajo y disciplina fue consiguiendo varios triunfos nacionales e internacionales. Su debut en esta disciplina se remonta a 2013, en la especialidad marcha 20 Km.

El calzado que se encuentra en el Museo es con el que estuvo entrenando para las Olimpiadas de Brasil, y con el que compitió y gano la codiciada presea. El tenis ligero, de color rosa mexicano, tiene su firma y una leyenda que llama mucho la atención: “El dolor es temporal, la satisfacción es para toda la vida….”

Venciste, mujer con no dejarte vencer

—Calderón de la Barca.

Por: Museo del Calzado El Borceguí

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fotos: Debyn Martínez / Luis A. Ramírez

VER REVISTA

Publicado en Blog
Miércoles, 28 Septiembre 2016 21:00

MIGUEL ANGEL MANCERA

MIGUEL ANGEL MANCERA

DONA UN PAR DE ZAPATOS AL MUSEO DEL CALZADO EL BORCEGUI, EN EL MARCO DE LOS 25 AÑOS DE LA FUNDACIÓN DE ESTE MUSEO, Y LOS 150 DE LA ZAPATERÍA EL BORCEGUI.

Miguel Ángel Mancera, actual Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, se suma a la lista de personalidades distinguidas que dejan huella dentro del Museo del Calzado.

Actualmente, el Dr. Mancera se ha convertido en una de las principales y más influyentes figuras públicas. Su habilidad política fue fundamental para la transformación en el aspecto político del del D.F. en Ciudad de México, además de ser promotor de programas sociales como “Médico en Tu Casa”, entre otros que ha puesto en marcha durante su administración.

En cuanto a su calzado, es fiel reflejo de un hombre conocedor de la elegancia y el buen vestir. En su dedicatoria anotó que en su infancia fue cliente de El Borceguí, la zapatería más antigua de la Ciudad.

Sin lugar a dudas, la figura de Miguel Ángel Mancera atraerá los reflectores de la opinión pública en los próximos meses o años. Sus decisiones y proyectos políticos podrían determinar el rumbo de la capital o del país entero.

 

Ver Revista

Publicado en Blog
Miércoles, 28 Septiembre 2016 20:57

El Sonoro Caminar de la Catrina

Desde que fue creada hace 106 años, por  el caricaturista José Guadalupe Posada, el sonoro caminar de la muerte catrina hace notar su presencia.

Durante los gobiernos de Benito Juárez, Sebastián Lerdo de Tejada y Porfirio Díaz, los caricaturistas hacían referencia a la  crítica política  y la clase alta de aquel entonces, dibujando huesos y calaveras.

Originalmente a la Catrina se le conoció como La Calavera  Garbancera.  Se les decía así a las personas que vendían garbanza, quienes teniendo sangre indígena pretendían ser españoles o franceses, sobre todo  durante el  periodo del porfiriato,  y se avergonzaban de sus raíces y de su cultura.

La Calavera Garbancera  no tenía vestuario.  Era sólo un sombrero con plumas, haciendo burla a la población que sin tener más bienes materiales tenían que aparentarlo.  Es cuando el muralista Diego Rivera  la bautiza como La Catrina, para referirse de esta forma a la aristocracia de  finales del siglo XIX.  Es  en su mural Sueño de una tarde dominical en la alameda, en donde ya aparece la catrina  de cuerpo completo vestida con elegancia. Originalmente el vestuario de la catrina era blanco, pero  con la popularidad y siendo un símbolo tradicional del día de muertos, también se ha vestido de negro. Con estos vestuarios, en un principio vemos el calzado de la época: negro, estrecho, tacón pequeño con la pala (parte superior del calzado)  decorada con lentejuelas y chaquiras, que también puede ser bordada, calzado evidentemente vestido por la alta aristocracia europea, para ser exactos de la época de la Reina Victoria de Inglaterra.

Los pasos de La Catrina como tradición y cultura han llegado a las escuelas, las casas de cultura, los museos, las calles y aquel zapato de la época quedó en la nostalgia.  Hoy las catrinas se inclinan por la comodidad de unos llamativos tenis, aunque  también pueden ser unas botas sexys, o unas zapatillas clásicas de charol negro; eso sí, siempre bien vistosas. El tiempo ha modernizado a este icónico personaje, que con tenis, zapatillas, botas o el calzado que esté de moda, sus pasos no dejan de sonar.

 

Por: Museo del Calzado El Borceguí

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Ver Revista

Publicado en Blog
Martes, 26 Julio 2016 21:36

Rafa Márquez

El Museo del Calzado continúa ampliando su colección con piezas de personalidades que inspiran al éxito. Con motivo de los 25 años de apertura del Museo del Calzado El Borceguí, se integran a la colección permanente un par de modernos zapatos de futbol de Rafa Márquez, jugador de talla internacional. El par de tacos donados por el defensa vienen perfectamente personalizados. En el costado externo, el zapato derecho lleva bordado el apellido Márquez seguido del número 4 (el cual ha ocupado a lo largo de su carrera), mientras que el zapato izquierdo luce orgullosamente la bandera de mexicana.

Rafa Márquez ha tenido una brillante carrera en el futbol nacional e internacional. Su talento deportivo lo ha llevado a pisar los más importantes céspedes del mundo, jugando en México, Italia, España, Mónaco, Estados Unidos, y en estas fechas vuelve a defender los colores el club que lo vio nacer: el Atlas de Guadalajara. Los aficionados alrededor del mundo han coreado los goles del también mediocampista en los estadios en donde ha defendido los colores del As de Mónaco, del Barcelona, del New York Bulls de la MLS, del León de la liga Mx, del Hellas Verona y nuevamente al Atlas en esta temporada..

Como Seleccionado Nacional, Rafa Márquez le ha dado grandes alegrías al país, siendo capitán del equipo nacional con su legendario número 4 en la espalda. Los zapatos Nike de Rafa Márquez dejan una huella imborrable dentro de la historia del calzado de futbol, al ser referente del talentoso futbolista que los calzó.

Estos zapatos se exhiben en el Museo del Calzado El Borceguí siendo un homenaje a este gran futbolista mexicano.

“UN LÍDER ES AQUEL QUE CONOCE EL CAMINO, TRANSITA EL CAMINO Y MUESTRA EL CAMINO”

JHON C. MAXWELL 

 

Por: Museo del Calzado El Borceguí

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Ver Revista 

 

Publicado en Blog
Miércoles, 25 Mayo 2016 17:08

María Félix

 

Y los suburbios del cuerpo, La belleza comienza por la planta del pie

 

La belleza empieza por la planta del pie, declaró María Félix a lo largo de su vida.

Su andar, garbo y señorío, no hubiera sido posible sin un calzado que acompasara

los suburbios del cuerpo (como se refiere a los pies el escritor español Juan José

Millás) de aquella considerada durante el siglo XX la mujer más bella del mundo.

En la conmemoración del 102 aniversario del nacimiento de María Félix,

algunas piezas del calzado utilizado por la actriz en su vida personal y cinematográfica

pueden ser apreciadas por el público que visita el Museo del Calzado El Borceguí.

Lo anterior como parte de las actividades previstas a lo largo del año para celebrar

los 25 años de apertura del recinto y como conmemoración de los 150 años de la

Zapatería El Borceguí.

 

Los visitantes podrán apreciar dos aspectos de la vida de la Doña. El cine,

por medio del vestuario utilizado en la filmación de La Valentina (1966), y su

faceta privada en los hipódromos del mundo, exhibiendo por primera ocasión

un traje elaborado en exclusiva por la Casa Dior en 1975. Ambos acompañados de sus

respectivos calzados.

 

En cuanto al calzado que vistió la actriz, Hanzel Ortegón, Curador de la

muestra, nos comenta: “su aprecio por los suntuosos materiales y la alta calidad en

la elaboración de todo aquello que portó, la llevaron a elegir primordialmente lo

realizado para ella por Dior y Hermès, sin dejar de mencionar su inclinación por las

piezas italianas de Salvatore Ferragamo o Emilio Pucci, y los diseños icónicos de

Roger Vivier, responsable de implementar en la década de 1950 el New Look para

la Casa Dior, y en consonancia para María Félix.”

 

En el Museo, la colección calzado se incrementa y los suburbios de La Doña

llegan para plantarse de forma permanente mediante el calzado de selectos pasos y el

gusto de quien los pisó.

 

Por: Museo del Calzado El Borceguí

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

VER REVISTA

Publicado en Blog
Jueves, 24 Marzo 2016 19:12

Los Zapatos que han caminado la Historia

Han transcurrido 25 años desde que el Museo del Calzado abrió sus puertas por primera vez, y desde aquel primer día de marzo de 1991, en este lugar se puede ver la historia a través de los pies. Cuenta la historia que todo comenzó cuando el hombre tuvo la necesidad de proteger sus pies de las inclemencias de la naturaleza, cubriéndolos con pedazos de pieles o con fibras tejidas; sin embargo, hasta nuestros días no tenemos la certeza de dónde y cuándo surgió el primer zapato. Las antiguas y grandes civilizaciones fueron modificando el concepto de calzado, que alguna vez fué fruto de una necesidad de protección, en un símbolo de estatus y poder. A partir de que la humanidad le dio esa connotación, el calzado era elaborado con materiales y piedras preciosas, otros eran de acero y servían como protección para las grandes batallas. Los había también con las puntas largas, que llegaron a ser más grandes que quien los usaba; en contraste, otros eran tan pequeños que deformaban el pie a las niñas chinas, impidiéndoles que crecieran. El primer tacón los usó un hombre antes que una mujer. Ya sea con tacón, puntas, o materiales preciosos, los zapatos se convirtieron en un discreto símbolo de supremacía social. Entre otras muchas cosas, el calzado también tiene sus momentos emotivos, como en el triste poema Las abarcas desiertas (Miguel Hernández), donde el autor manifiesta la aflicción de encontrar los zapatos vacíos el día de reyes. En definitiva, la influencia del calzado sobre la literatura ha sido notoria, como en La zapatera prodigiosa (Federico García Lorca), e incluso en las portadas de los libros, como El diablo viste de Prada. Del calzado se ha hablado tanto, que hasta hay dichos populares: A fuerza ni los zapatos entran, Encontró la horma de su zapato o Zapatero a tu zapato. Y qué decir de las música, que le ha dedicado un espacio a estos inseparables compañeros en canciones como Boogie shoes (K.C. and Sunshine Band), Dancing shoes (Arctic Monkeys), New shoes (Paolo Nutini) y Zapatos viejos (Gloria Trevi). Otro aspecto importante es el arte, donde artistas como Van Gogh y Warhol han hecho sus respectivas aportaciones. Y qué tal hacer rostros de famosos con zapatos. Todo un reto, ¿verdad? La magia del zapato se ve reflejada en la fantasía de los cuentos: La cenicienta, El gato con botas, Pulgarcito, o los zapatos rojos de Dorothy en El mago de Oz. Los zapatos también tienen presencia en el cine. Cómo no recordar esa escena de Charles Chaplin donde calma su hambre comiendo una bota previamente cocinada, o la cinta Vuelve a mí, en la cual Fred Astaire baila entre zapatos. El zapato tiene mucha historia y está presente en las costumbres, las tradiciones, la salud, la suerte, la religión, la superstición, la vanidad, la moda y la comodidad. A lo largo de estos 25 años hemos tratado de mostrar todas las manifestaciones del calzado en la gran colección permanente del Museo, gracias a Dn. José Villamayor Coto, un hombre visionario que pensó en crear un museo único en México y América Latina, y el tercero en importancia en el mundo.

 

Por: Museo del Calzado El Borceguí Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

VER REVISTA

 

Publicado en Blog
InicioAnterior12SiguienteFinal
Página 1 de 2

Contacto

fbbluetwt

  BeautyFoot, S de RL de CV
 punto  Plaza Comercial La Silla Local J12
 tel  Tel: (81) 8357.6888
 arroba  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Próximos Eventos

calendario

Todas las Revistas

portadas

Suscríbete

Regístrate para recibir las novedades de Beautyfoot en tu correo electrónico.

  He leído el Aviso de Privacidad y acepto condiciones.

() campos obligatorios

"La motivación es lo que te ayuda a empezar. El hábito te mantiene firme en tu camino."

Jim Ryun

"Cuando quieres realmente una cosa, todo el Universo conspira para ayudarte a conseguirla."

 Paulo Coelho