Los Zapatos que han caminado la Historia

Han transcurrido 25 años desde que el Museo del Calzado abrió sus puertas por primera vez, y desde aquel primer día de marzo de 1991, en este lugar se puede ver la historia a través de los pies. Cuenta la historia que todo comenzó cuando el hombre tuvo la necesidad de proteger sus pies de las inclemencias de la naturaleza, cubriéndolos con pedazos de pieles o con fibras tejidas; sin embargo, hasta nuestros días no tenemos la certeza de dónde y cuándo surgió el primer zapato. Las antiguas y grandes civilizaciones fueron modificando el concepto de calzado, que alguna vez fué fruto de una necesidad de protección, en un símbolo de estatus y poder. A partir de que la humanidad le dio esa connotación, el calzado era elaborado con materiales y piedras preciosas, otros eran de acero y servían como protección para las grandes batallas. Los había también con las puntas largas, que llegaron a ser más grandes que quien los usaba; en contraste, otros eran tan pequeños que deformaban el pie a las niñas chinas, impidiéndoles que crecieran. El primer tacón los usó un hombre antes que una mujer. Ya sea con tacón, puntas, o materiales preciosos, los zapatos se convirtieron en un discreto símbolo de supremacía social. Entre otras muchas cosas, el calzado también tiene sus momentos emotivos, como en el triste poema Las abarcas desiertas (Miguel Hernández), donde el autor manifiesta la aflicción de encontrar los zapatos vacíos el día de reyes. En definitiva, la influencia del calzado sobre la literatura ha sido notoria, como en La zapatera prodigiosa (Federico García Lorca), e incluso en las portadas de los libros, como El diablo viste de Prada. Del calzado se ha hablado tanto, que hasta hay dichos populares: A fuerza ni los zapatos entran, Encontró la horma de su zapato o Zapatero a tu zapato. Y qué decir de las música, que le ha dedicado un espacio a estos inseparables compañeros en canciones como Boogie shoes (K.C. and Sunshine Band), Dancing shoes (Arctic Monkeys), New shoes (Paolo Nutini) y Zapatos viejos (Gloria Trevi). Otro aspecto importante es el arte, donde artistas como Van Gogh y Warhol han hecho sus respectivas aportaciones. Y qué tal hacer rostros de famosos con zapatos. Todo un reto, ¿verdad? La magia del zapato se ve reflejada en la fantasía de los cuentos: La cenicienta, El gato con botas, Pulgarcito, o los zapatos rojos de Dorothy en El mago de Oz. Los zapatos también tienen presencia en el cine. Cómo no recordar esa escena de Charles Chaplin donde calma su hambre comiendo una bota previamente cocinada, o la cinta Vuelve a mí, en la cual Fred Astaire baila entre zapatos. El zapato tiene mucha historia y está presente en las costumbres, las tradiciones, la salud, la suerte, la religión, la superstición, la vanidad, la moda y la comodidad. A lo largo de estos 25 años hemos tratado de mostrar todas las manifestaciones del calzado en la gran colección permanente del Museo, gracias a Dn. José Villamayor Coto, un hombre visionario que pensó en crear un museo único en México y América Latina, y el tercero en importancia en el mundo.

 

Por: Museo del Calzado El Borceguí Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

VER REVISTA

 

Contacto

fbbluetwt

  BeautyFoot, S de RL de CV
 punto  Plaza Comercial La Silla Local J12
 tel  Tel: (81) 8357.6888
 arroba  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Próximos Eventos

calendario

Todas las Revistas

portadas

Suscríbete

Regístrate para recibir las novedades de Beautyfoot en tu correo electrónico.

  He leído el Aviso de Privacidad y acepto condiciones.

() campos obligatorios

"La motivación es lo que te ayuda a empezar. El hábito te mantiene firme en tu camino."

Jim Ryun

"Cuando quieres realmente una cosa, todo el Universo conspira para ayudarte a conseguirla."

 Paulo Coelho